mayo 20, 2024

 

Las revoluciones son las

encarnaciones modernas

del mito del regreso a la

edad de oro.

Octavio Paz

 Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector gracias por su compañía. Si en algo hay coincidencia en todo el país, es en que la Universidad Nacional Autónoma de México es la mejor institución educativa que tenemos y que saca la cara a nivel mundial. En la máxima casa de estudios se desarrolla gran parte de la ciencia y la tecnología, ahí se gesta la crítica de todos los niveles y colores, se advierten los pasos de la economía, es una muestra de la interculturalidad en plenitud, entrega profesionales, en su mayoría de gran calidad.

En estos tiempos de tentación donde la llamada 4T quisiera adueñarse de todo, el doctor Enrique Graue, rector de la UNAM electo para un segundo periodo, tiene grandes pendientes. Pero el más importante será velar por la autonomía de la institución, esa que ha costado sangre, no debe doblarse ante las presiones que vienen de Palacio Nacional, porque la universidad puede ser ese contrapeso, de manera académica y no política que tanta falta le hace al país.

Por lo pronto el mantenerse firme en el filtro que necesariamente debe existir para el ingreso a las preparatorias y el CCH, y después para quienes intenten cursar una licenciatura, no se puede caer en el populismo y clientelismo poniendo en juego la excelencia educativa y la calidad de profesionistas que históricamente la UNAM le ha entregado a México, eso a nadie conviene.

La educación es un camino verdaderamente claro para el desarrollo del país, por ello también debe buscar que la universidad tenga mayor presupuesto, aunque no le representen los reflectores que tanto le gustan al presidente que hoy manda en el Congreso, esa si sería una verdadera inversión.

Entre los grandes pendientes que tiene el rector Graue, es terminar con la violencia de género, el acoso sexual por parte del personal administrativo y docente. En meses pasados se dieron a conocer casos que llevaron a la expulsión de algunos profesores. Pero también se debe garantizar la seguridad en todo el campus para las mujeres.

Terminar de una vez por todas, la venta de drogas en las islas y otros sitios, donde todos los estudiantes saben que se da el comercio de estupefacientes, meter en cintura a los vándalos que hacen lo que quieren en territorio universitario. El trabajo si es del rector, pero toda la comunidad debe estar involucrada, así como la Jefatura de Gobierno, que, por miedo, según ellos a la represión, hacen oídos sordos.

Hay que recuperar esos espacios perdidos, debemos cuidar a la UNAM, que no le tiemble la mano, rector.

Entre Palabras

¿Cuál será el parámetro que usa el presidente López Obrador, para reunirse con algunos actores sociales y con otros no?

Sería muy bueno que lo explicara más allá de conservadores y los de la 4T.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com sígueme en la cuenta de Instagram @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights