abril 24, 2024

Si un trabajo es amenazante,

es que es bueno, competente

 y lleno de convicción.

Jacques Derrida

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimados amigos lectores gracias por su tiempo. Si algo ha caracterizado el inicio del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, ha sido la falta de contrapesos, tal parece que con la nueva salida del PRI del poder el año pasado, el tabasqueño los borró del escenario político, por eso la Cuarta Transformación no tiene freno, porque ellos y los otros partidos justificaron, avalaron y le dieron carta abierta para hacer y deshacer.

Que rápido se les olvido el pésimo papel que hicieron. Por ejemplo, el PRI abanderó el peor sexenio de obscena corrupción, ahí están Javier Duarte encarcelado, Cesar Duarte prófugo de la ley, los escándalos de corrupción y las propiedades bajo sospecha de Peña Nieto, Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong.

Que rápido echaron al olvido los panistas la docena trágica, doce años que gobernaron al país y que prometieron cambiar, Vicente Fox resultó una verdadera «pachanga» y Felipe Calderón, convirtió al país en un verdadero cementerio, muerte y violencia que todavía no se puede controlar.

Los del PRD siempre se mordieron la cola, siempre en conflicto y poniéndose el pie unos a otros. Pero no se puede olvidar que el otrora senador Miguel Ángel Mancera, sigue siendo el peor gobernante que ha tenido la Ciudad de México, quizás porque no se puede medir a Claudia Sheinbaum con la misma vara.

Entonces… ¿cuál oposición?

Aunque uno no sea correligionario de estos partidos políticos han sido parte fundamental de ese juego que llamamos democracia, no se puede entender la vida pública del país sin ellos, con todo y sus trampas. Pero mientras no encuentren la fórmula para reconstituirse, para levantarse y aceptar el lugar que tienen ahora, aceptar la responsabilidad de haber sumido al país en una crisis, no podrán hacerle ni sombra y seguirán moralmente derrotados como dice el presidente.

Y un punto más, no tienen nuevos liderazgos pensando en un futuro cercano, es decir en las intermedias del 2021, y los pocos que les quedan son cartuchos quemados, los mismos veteranos de siempre con historiales que no les llenan el ojo a los ciudadanos. Así tampoco tienen posibilidad de ser oposición.

Lo digo porque la Cuarta Transformación poco a poco se ha ido adueñando de espacios que tenían autonomía, se están metiendo como la humedad en todos lados, y cuidado porque le toca al Instituto Nacional Electoral, ese mismo -entonces IFE- que le dijo no a AMLO en 2006 y 2012.

A la «oposición partidista» no le queda más que la denuncia y trabajar con la opinión pública, porque en el Congreso son minoría.

Por eso vuelvo a preguntar ¿Cuál oposición?

Entre Palabras

Es una verdadera tontería continuar con los cinturones de paz en marchas violentas, cuidado porque cuando pase una desgracia, la doctora Sheinbaum, ni las manos va a meter por la gente que es obligada a ir a estos eventos.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights