abril 22, 2024

Por Sergio Mejía Cano

Me comenta un conocido panista de pura cepa que no se le hacía nada raro que de inmediato se pusiera mucha gente a hacer leña del árbol caído en cuanto a Felipe Calderón Hinojosa se refiere, ahora con la aprehensión de Genaro García Luna, allá en el estado de Texas de la Unión Americana.

Pero no es que se esté haciendo leña a Calderón Hinojosa, sino que es él mismo el que se ha estado quemando mediante sus comunicados en los que resalta que no sabía nada de lo que hacía tras bambalinas o hasta delante de él su subalterno favorito que ocupó la Secretaría de Seguridad durante todo el sexenio de Calderón.

Un desconocimiento de acciones que obviamente trajo a la mente lo dicho por el exgobernador de Nayarit Roberto Sandoval Castañeda en cuanto a lo que hacía su fiscal favorito Édgar Veytia cuando fue apresado también en los Estados Unidos y juzgado en Nueva York, donde curiosamente se dice que también será juzgado García Luna.

Llama la atención de la similitud de referencias de ambos exgobernantes, uno como Presidente de la República y el otro como Gobernador de Nayarit, respectivamente, de que no sabían nada de lo que llevaban a cabo sus subalternos en cuanto a seguridad se refiere y desde luego a otras acciones que han salido y que ahora con el amigo y protegido de Felipe Calderón irán saliendo tal vez poco a poco o en bulto, según cante García Luna.

Pareciera ser que tal vez exista un machote de respuestas para los exgobernantes o gobernantes en funciones en caso de que alguno o varios de sus subalternos se caiga del mecate y sea apresado, porque no deja de ser algo muy extraño que la respuesta a priori sea que digan que no sabían nada de lo que hacía su colaborador encargado de hacer justicia, tal y como si sus subordinados se mandaran solos o por qué no, que a la mejor estaban por encima de ellos y se tenían que quedar calladitos, tal y como un rumor que se corrió en Nayarit que se refería que cierta vez que Sandoval Castañeda le reclamó a Édgar Veytia que se estaba excediendo en sus funciones y que su fiscal lo acotó en forma altanera diciéndole a su gobernador y jefe que ahora se aguantaba porque si le había pedido aplacar la inseguridad reinante en el estado que no se fijara en minucias, que él –Veytia- sabía lo que hacía, así que mejor se aguantara y se callara. Esto claro que fue un rumor entre muchos nayaritas, pero claro que jamás se comprobó que fuera cierto quedando todo en una leyenda urbana. Así ahora con la pareja inaudita de Felipe Calderón y Genaro García Luna en que este último tenía al parecer manga ancha para hacer y deshacer, pero que ahora Calderón Hinojosa sale con su batea de babas de que no sabía nada.

En sus promocionales de campaña para la Presidencia de la República, Felipe Calderón pregonaba que tenía las manos limpias, pero desde luego muchos mexicanos se cuestionaban si esto era una burla más como aquella de que su contrincante Andrés Manuel López Obrador era un peligro para México, porque lo dicho por Calderón traía a la mente de muchos mexicanos aquello de “dime de qué presumes y te diré de qué careces”, algo que se confirmó con la frase emitida por el mismo Calderón Hinojosa de “haiga sido como haiga sido” ya era presidente de México.

Y eso de las manos limpias se comenzó a demostrar que era muy al contrario con las matazones que hizo emprender en todo el país, a tal grado que aún se siguen descubriendo fosas clandestinas y que posiblemente se sigan descubriendo más y más y que pudieran no ser tan recientes debido a la calidad de descomposición de los cadáveres ahí encontrados.

Pero lo que descubrió a Calderón Hinojosa de que era un tipo más chueco que un cigüeñal, fue con la construcción de “La Estela de Luz”, cuyo costo se incrementó y se incrementó de tal manera que obviamente hasta los que no somos versados en costos de obras nos dimos cuenta de que todo era uno de los fraudes más grandes cometidos al pueblo de México y sin ningún miramiento, un robo de lo más descarado a más no poder; cosa que dio a entender a la mayoría de los mexicanos que quien estaba al frente de la Presidencia de la República era un tipo sin ninguna clase de escrúpulos, por lo que lo que hacía y deshacía Genaro García Luna, a Calderón lo tenía sin cuidado, por lo que se deduce que jamás le importó lo que hacía su subalterno encargado de la seguridad del país, y si no le importó, se podría decir que estaba recibiendo algún tipo de beneficios o estaba acatando instrucciones superiores. ¿De quién?

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights