marzo 4, 2024

Por Sergio Mejía Cano

En una entrega anterior nos referimos a la ley antitabaco; pero específicamente a un video que circuló hace algún tiempo en redes donde se decía que podrían convertir miles de toneladas de basura en cigarrillos. Respecto a esto último, varios camaradas dijeron que no podría ser tan descabellada esta idea, porque existe la posibilidad de que hoy en día tal vez no sepamos, quienes no queremos o no podemos prescindir del tabaco, lo que estemos fumando, porque tal vez ni tabaco sea el contenido en algunas marcas de este producto.

El estado de Nayarit durante muchos años se consideró como un gran productor de tabaco; sin embargo, la producción de tabaco bajó considerablemente en los últimos años, pues por algo los campesinos que ancestralmente se dedicaban al cultivo de esta solanácea. Debido a esto, muchos de los campesinos que se dedicaban al cultivo de esta planta prefirieron mejor plantar otro tipo de producto y algunos más se vieron en la necesidad de buscar el sustento en otros lares e incluso hasta irse de migrantes al vecino país del norte.

En la capital nayarita, Tepic, en los tiempos de gloria del tabaco el ferrocarril daba servicio de arrastre a varias industrias que embarcaban tabaco hacia otras partes del país y del extranjero, por lo que estaban en servicio las bodegas denominadas “La Moderna”, hoy en día son bodegas prácticamente abandonadas; también estaban Extamex, Tabaco en Rama y Tabamex, estas últimas en las proximidades del paso superior de la carretera internacional, al sur de la ciudad. Todas estas industrias tenían un gran movimiento en sus espuelas en donde el Ferrocarril del Pacífico daba servicio diariamente de movimiento de unidades de arrastre tanto cargadas como vacías para su descarga como carga, respectivamente.

Un extrabajador de Tabamex me comenta que si bien hoy en día el ferrocarril no tiene movimiento en esas industrias, estas no desaparecieron, sino que se aglutinaron o fusionaron y que  hoy ostentan la razón social de “Protamex”  y que tienen mucho movimiento de transporte de tabaco; sin embargo, al preguntarle respecto a la caída de la producción de tabaco en Nayarit, no se explica el porqué, porque por las relaciones con conocidos y familiares que siguen laborando ahí, se sigue exportando mucho tabaco tanto en el país, sobre todo a Veracruz, a Jalisco y otras partes; pero más exportación al extranjero. Todo este movimiento del producto lo hace esta industria por carretera, porque no llegó a un buen acuerdo con la nueva empresa ferroviaria Ferromex, por lo esta concesionaria ferroviaria se desentendió de darle servicio de arrastre.

Entonces, la duda surge en que, si bajó considerablemente la producción de tabaco en el estado de Nayarit y, si bien se sigue produciendo; aunque ya no como antes y si el tabaco nayarita se exporta principalmente al extranjero, entonces ¿con qué tabaco se producen los cigarrillos que se consumen en México?

Resulta curioso que prácticamente de la noche a la mañana desaparecieron la mayoría de las marcas de cigarrillos que durante muchos años prevalecieron en nuestro país, quedando únicamente aquellos cuyo eslogan decía “mucho bueno sabor”, una marca cuyos cigarrillos son sin filtro y, también llama la atención que ahora, excepto estos cigarrillos siguen vendiéndose en cajetilla blanda, hoy en día las demás marcas nuevas se ofrecen en la llamada cajetilla dura, una cajetilla que anteriormente se denominaba como de lujo y para cigarrillos de los más caros.

Según se ha documentado, ahora no hay compañías mexicanas que produzcan cigarrillos, que las que se venden en México son con autorización de compañías extranjeras, sobre todo gringas; aunque eso sí, hay marcas de muchos precios desde económicos hasta muy caros; pero ya todos manejados por compañías extranjeras.

Cuando comenzaron a desaparecer las anteriores marcas tradicionales, dio pie a que llegaran cigarrillos de otras partes del mundo, sobre todo de Asia, cigarrillos en sí de dudosa calidad debido a que se vendían hasta en diez pesos por cajetilla. Y, como en ese tiempo fue cuando apareció el mencionado video de que triturando basura se podrían fabricar cigarrillos, pues no faltó quien dijera que esos cigarrillos extraños y baratos eran los que en vez de tabaco eran hechos con esa basura triturada y arreglada químicamente.

Es hora de que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) tomen cartas en este asunto.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights