abril 24, 2024

“En el gobierno siempre debemos buscar

niveles superiores de eficiencia.”

-Hugo Chávez.

Por Luis Alberto Bravo Mora

Hace aproximadamente cinco años, en la administración anterior con el gobernador ausente, se anunciaba con ‘bombo y platillo’ la remodelación de la biblioteca central «Everardo Peña Navarro», en la Alameda de nuestra tan golpeada Capital, misma que no hace poco tiempo atrás había sido remodelada también por el otro gobernador – quien terminó ausente también-; y bueno, pues así dio inicio su “restructuración” para quedar peor, porque ahora dejaron sin funcionar los servicios básicos y con riesgos estructurales que impidieron  su reapertura al público en general. Pronto se dieron cuenta que la instalación eléctrica no funcionaba correctamente, que el agua y el drenaje habían quedado dañados, y un sinfín de cosas que llevaron a su cierre absoluto, el que ya lleva tres años sin lograr su reapertura y sin el interés de hacerlo por nadie en el gobierno en turno. Con esto, todo el material que se encontraba en la biblioteca ha sufrido daños irreparables, haciendo que su reapertura sea aún mucho más costosa que hace dos años.

Hoy, la Biblioteca central, llamada “José Solón Argüello Escobar” (porque el único verdadero cambio que se le dio fue el del nombre: un ilustre nayarita, cabe decir, por otro ilustre también,  pero nicaragüense, que tuvo un breve pero importante paso por estas tierras nayaras, siendo su legado más grande una adaptación de una leyenda de aquellas tierras latino americanas  a nuestro volcán Sangangüey sí, porque no vaya a creer usted que esa leyenda de amor era original de estas tierras del Nayar, pero pues la adoptamos como propia gracias a este señor, y aunque el reconocimiento se le pudo hacer de otras manera, pero bueno ya lo hicieron); se encuentra más sola que perredista en las próximas elecciones.

La biblioteca ha sido desmantelada, vandalizada y olvidada por el CECAN, tanto así que el Ayuntamiento de Tepic les retiró a sus diez operativos que la atendían quedando tan solo los jefes de área y alguno que otro trabajador del Estado. Y, claro, que el Ayuntamiento estaba en todo su derecho de retirarle estos trabajadores, pues esto era un abuso del propio CECAN, toda vez que los trabajadores le costaban al IMAC y con la biblioteca cerrada los traían de mandaderos y paleros en todos los eventos para desquitar el sueldo que al CECAN no le costaba un peso, obviamente.

Ahora y desde enero se les ha ocurrido la grandiosa idea de mandar a laborar a estos jefes de área a un espacio que se les ha señalado reiteradamente que es un espacio de riesgo, y sin importarle a nadie esto, son enviados a allá a hacer: ¡NADA!, como la mayoría de los que laboran en el CECAN, pero como estos no están en la gracia administrativa actual, pues son enviados a manera de castigo a estas instalaciones que no funcionan, entre ellos se encuentra una persona que utiliza silla de ruedas y la que tiene que pasar por toda una odisea para poder acceder a su espacio laboral en las instalaciones de la biblioteca, sin que esto les importe un pepino a los nuevos jefes.

Sería más útil y se agradecería más que el CECAN completo se instalara en la biblioteca «Solón Argüello», y de esta manera liberaran el «Museo de los Cinco Pueblos», del que ilegalmente se han apropiado, dañando y quitándole otro espacio cultural a la ciudad y al Estado, que, en honor a la verdad, nuestra tan propia y local apatía permite: estos y otros abusos sin que ¡nadie diga nada!  Por lo pronto la biblioteca “Solón”, se encuentra así: ¡sola y abandonada a su suerte! por los próximos cuatro años por lo menos.

Desde candilejas:

Sobre la biblioteca se siguen esperando las cuentas de la tan mentada remodelación y a los responsables de la misma.

Programas sin acuerdos firmados solo a voluntad y con la bendición de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights