abril 22, 2024

Por Sergio Mejía Cano

Se dice que, en los años 60 del siglo pasado, un congresista de los Estados Unidos de Norteamérica (EUN), se refirió a México como un trampolín para la entrada de droga a su país, por lo que el entonces presidente mexicano, Gustavo Díaz Ordaz respondió que en donde hay un trampolín hay una alberca y la alberca era precisamente los Estados Unidos.

Constantemente EUN culpa a nuestro país de la desgracia que tiene por tantos drogadictos entre sus ciudadanos, muchos de los que han perdido la vida y más, últimamente debido a las drogas artificiales, como ahora que se puso de modo el llamado fentanilo. Así que, por lo mismo, el vecino país del norte les echa la culpa a los llamados grupos del crimen organizado por llevar droga a ese país; aunque ya se demostró que el mentado fentanilo llega más del continente asiático que de nuestro país.

Ahora se difundió rápidamente la noticia de que uno de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, más conocido en el bajo mundo como “el Chapo” había sido extraditado a los EUN debido a una orden de extradición, por lo que Ovidio Guzmán López ya duerme en suelo norteamericano.

Esto de que se le haya extraditado a este joven hacia aquel país desde luego que tiene sus bemoles, pues de acuerdo con algunos analistas, esto de mandar ciudadanos mexicanos hacia aquél país es una forma de sumisión hacia el tío Sam y más, porque la mayoría de los extraditados jamás han delinquido en suelo norteamericano, como es el caso del mismo Chapo y ahora de su hijo, de quien no hay información que haya estado en los EUN o si acaso llegó a estar alguna vez allá, no se dedicó a delinquir.

En el supuesto caso de que tanto el Chapo, así como sus hijos y otros más que son señalados a que hayan contribuido en alguna forma a trasladar cualquier tipo de droga, ya sea natural o artificial hacia los EUN; pero si jamás han pisado suelo norteamericano para hacerlo, entonces ¿por qué tener que ser juzgados y, en su caso sentenciados allá?

¿Por qué los EUN no se dedican a crear programas para erradicar el consumo de drogas entre sus ciudadanos en vez de estar culpando a México porque se drogan? Si entra mucha de la droga que se consume allá a través de nuestro país, obviamente que tienen que haber personas que la reciben y la distribuyen. Sin embargo, casi nunca o nunca se oye hablar ni se informa que se persiga a esta gente que distribuye y a quienes la venden en los EUN la droga que entra por el sur de su frontera.

Queda claro que, si los gobiernos gringos no hacen nada para detener la distribución y venta de todo tipo de drogas en su país, es porque les conviene tener a sus ciudadanos idiotizados, sin importar si se mueren o no, al fin y al cabo, por algo se les atribuye a los gobiernos gringos aquella frase de que “si algo sobra en el mundo, es gente”. Lo triste de esto es que es más que evidente que si ya no les interesa la vida de los jóvenes y demás ciudadanos norteamericanos a sus propios gobiernos ni a cualquiera autoridad, mucho menos les interesaría la vida de ciudadanos de otras partes del mundo, por lo que no les importa a esos gobiernos estadounidenses armar guerras fratricidas en otros países con tal de tener dominadas a esas otras naciones.

El que nuestro país le entregue a los EUN a ciudadanos mexicanos para que los castiguen allá sin haber delinquido en aquel país, bajando una situación parecida a nivel de barrio, sería tanto como si el rico del barrio tiene uno o más hijos borrachos y drogadictos y el hijo del vecino de al lado les consigue la cerveza y drogas llevándolas a la puerta del vecino rico y, cuando este se da cuenta le dice al vecino de al lado que le entregue a su hijo para castigarlo por llevarles bebidas y drogas a sus hijos, siendo que el hijo del vecino pobre de al lado jamás ha traspasado la puerta del vecino rico, sino que las entregas las hace de la puerta o cancel hacia afuera.

Así con el Chapo, su hijo y demás mexicanos que están presos o juzgados en los EUN que, sin haber delinquido en suelo gringo, allá se les va a castigar por nada más poner en práctica tan preferida por los mismos gringos: la economía de mercado, una economía que tanto promocionan y han promocionado los gringos por decir que tienen derecho a vender lo que sea con tal de obtener ganancias económicas.

¿Qué acaso no es una incongruencia que, si para los gringos es un derecho la compra-venta, se pongan sus moños por la venta que hacen mexicanos gracias a un enorme mercado de consumo de drogas que son los EUN?

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights