abril 24, 2024

Por Sergio Mejía Cano

Sorprende que ahora con el ataque que sufrió el Estado de Israel hayan salido voces de indignación tanto de gente como de países condenando esta agresión que, por demás no presagia nada bueno para la zona del Medio Oriente y tal vez para otras partes cercanas, debido a la capacidad de respuesta de Israel, así como de su belicosidad y crueldad.

Y sorprenden esta indignación, porque desde que se fundó el Estado de Israel constantemente se han documentado hechos de agresión hacia Palestina y demás países del entorno, siempre apoyados por los Estados Unidos de Norteamérica a quienes les interesa mucho esa zona del Medio Oriente, de ahí el apoyo de siempre sin importar la vida de palestinos, así como la pérdida de sus territorios ancestrales.

El Estado de Israel se conformó ya como tal en 1948, según datos históricos, auspiciado por los Estados Unidos e Inglaterra, auspicio que se agrandó aún más cuando se conoció el potencial de esa zona tanto en petróleo como salida al Mar.

Las agresiones de Israel hacia el Estado Palestino han sido constantes. No por nada saltó a la fama el líder palestino Yaser Arafat, con el Movimiento para la Liberación de Palestina, porque tanto Israel, así como sus auspiciadores les fueron quitando territorios que ancestralmente habían pertenecido a Palestina, una zona que, hasta antes de la fundación del Estado de Israel árabes, palestinos y otras etnias del entorno vivían relativamente en pacífica convivencia. Sin embargo, posteriormente a 1948 comenzaron las invasiones de Israel a las zonas palestinas apropiándose de esas zonas para ya no dejarlas jamás; al contrario, se han ido apoderando de más y más territorios palestinos tal y como si se quisiera desaparecer para siempre al Estado Palestino, un pueblo que, desde aquel entonces posterior a 1948 no ha visto la suya para nada.

De ahí que algunos analistas ahora, con tantas quejas de indignación por la agresión hacia Israel, señalen que lo que ha sucedido en realidad es la defensa del Estado Palestino, pues todo tiene un límite y, se pretende desaparecer del mapa a Palestina, pues mejor que sea luchando y no quedarse cruzados de manos. Una de las razones más inverosímiles para la creación del Estado de Israel, y está documentado, es el pretexto de “porque es la tierra prometida cedida por Dios”. ¡Acabáramos!

Pero ya se sabe que el crecimiento de Israel tanto en economía como en armamento y tecnología se debe a la importancia de la zona para los Estados Unidos y demás naciones occidentales aliadas, para tener un control absoluto de esa zona y, como el Estado Palestino no les ha querido seguir el juego en sus asuntos oscuros, de ahí que lo quieran desaparecer para de una vez tener un control total y absoluto del Medio Oriente.

Imaginemos a alguien que vive en una propiedad bastante amplia y a pedido y solicitud de varios vecinos económicamente poderosos le piden a ese alguien que le dé alojamiento a una familia que anda errante por no tener un domicilio fijo ni poder adquisitivo para hacerse de una morada. Y ese alguien le proporciona un cuarto al fondo de su corral y todo tranquilo; pero de pronto, la familia asistida crece y le dice a ese alguien que necesita construir otro cuarto; pero el dueño de la casa le dice que no. Entonces, el inquilino va y se queja con los vecinos poderosos y estos, persuaden de algún modo a ese alguien para que le ceda más terreno a esa familia que le dio posada. Pero como ese alguien se resiste, le proporcionan armas y dinero al ya invasor para que amenace al que le dio posada.

Y no conforme el invasor con otra franja de terreno que se apropió a la mala, ahora quiere meterse a la casa, por lo que bajo amenazas y violencia hace que ese alguien se tenga que ir al cuarto que le había prestado al ya invasor quien, mientras se apropia de más lugares de la casa que lo había asistido, ahora quiere echar a la calle al que le había dado alojamiento.

Entonces, ese alguien con la desesperación de estar perdiendo su propiedad se las arregla como puede para defender lo suyo recurriendo a la violencia también; sin embargo, al darse cuenta tanto los vecinos como los poderosos económicamente se dan cuenta, se indignan y llaman hasta criminal a quien pretende recuperar su propiedad.

Pudiera ser algo parecido a lo que le pasó a Palestina al estar perdiendo mucho de su territorio del que se ha apropiado el Estado de Israel. Y no se le puede llamar terrorista al Estado Palestino nada más por defenderse de una agresión constante.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights