abril 24, 2024

Por Sergio Mejía Cano

El doctor Hugo López-Gatell renunció a la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, con el propósito de participar en la contienda interna de Morena para buscar la candidatura a Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. De acuerdo a varios analistas políticos no tiene mucha potencialidad para lograrlo debido a que no las tiene todas consigo, al ser muy cuestionado durante su paso como subsecretario de Salud, aun así, dice tener la esperanza de lograrlo.

Y además, por lo menos otros dos de los contendientes por Morena ya cuentan con una gran preferencia entre los capitalinos, sobre todo la señora Clara Brugada; aunque se dice, tal y como lo afirmó el diputado Gerardo Fernández Noroña, los dados están cargados, tal vez refiriéndose al exsecretario de Seguridad, Omar García Harfuch, a quien están inflando por todos lados; pero también muy criticado debido a su paso por la Secretaría de Seguridad no nada más al lado de la exjefa de Gobierno de dicha ciudad, sino en los anteriores sexenios y más, por haber estado bajo el mando del tan cuestionado Gerardo García Luna, hoy preso en los Estados Unidos.

Lo más probable es que López-Gatell tenga muy pocas posibilidades de salir avante en esta contienda al interior de Morena, y si bien en política no hay nada escrito y menos tal y como se las gastan hoy en día los partidos políticos, tanto sus dirigentes como militantes, ahora todo es posible. Sin embargo, tal vez con López-Gatell es que nada más esté de relleno debido a su poca popularidad en ciertos sectores de la sociedad; aunque también tiene seguidores y gente consciente de que al cuestionar su paso por la Subsecretaría de Salud se puede deber más a que pisó muchos callos con sus dichos; que no por sus hechos o tal vez viceversa.

El doctor López-Gatell ha sido denunciado en varias ocasiones hasta acusándolo de negligencia médica, supuestamente por no atender de bien a bien el problema del covid-19, sobre todo en su momento más álgido. El problema en sí, es que López-Gatell lo único que hizo fue apegarse a los dictados de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la que también dio muchos bandazos en falso dictando medidas muy cuestionables respecto a cómo deberían comportarse los ciudadanos de los países más afectados por la pandemia; medidas algunas de las cuales estaban fuera de orden y en contra del sentido común, tal y como si a la OMS le interesara más que hubiese más infectados que gente sana.

López-Gatell fue muy cuestionado desde un principio de la pandemia al pronunciarse en contra del uso del cubrebocas señalando que su uso era más bien una “falsa sensación de seguridad”; sin embargo, posiblemente le corrigieron la plana desde la OMS, porque posteriormente dijo que era necesario su uso; pero no dejó de lado afirmar que por ejemplo, su uso en los quirófanos no era tanto para no infectarse los médicos y enfermeras al estar practicando una cirugía, sino más bien para proteger al paciente en la mesa de operaciones. Agregando que más el cubrebocas lo tendría que utilizar las personas afectadas o que tuvieran o sintieran síntomas para no contagiar a las personas que se consideraran sanas.

Y si bien López-Gatell acató a pie juntillas los dictados y medidas de la OMS, posiblemente habló claramente con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dándole pelos y señales de lo poco factible del uso del cubrebocas y lo perjudicial que significaba para un organismo sano debido a que lo hacía respirar el dióxido de carbono que expele el cuerpo humano, y a la mejor haciéndole ver de bien a bien a AMLO que lo que expulsa un cuerpo humano no tiene por qué volver al mismo, ya que el cuerpo no lo necesita y por eso lo avienta afuera y no debe entrar de nuevo. Posiblemente por esto mismo, AMLO jamás usó cubrebocas, salvo en los aviones comerciales al viajar para evitar las maledicencias, críticas y cuestionamientos de sus adversarios.

López-Gatell ha sido denunciado, criticado y cuestionado hasta por la falta de medicamentos contra el cáncer infantil, dizque por omisiones en cuestión de prevención de la salud, etcétera. Sin embargo, es bueno recordar que al oponerse a la comida chatarra y las bebidas embotelladas pisó callos en economías, porque también López-Gatell contribuyó a que a los empaques de la comida industrializada se les pusiera una leyenda de advertencia por contener sodio, calorías, grasas saturadas, edulcorantes químicos, etcétera y que se suspendiera su venta en las escuelas públicas.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights