abril 24, 2024

Por Sergio Mejía Cano

No habría que admirarse de los medios de manipulación ni de las personas manipuladoras, sino de quienes se dejan manipular y engañar; tal es el caso de los trabajadores del Poder Judicial que han salido a la calle para defender no lo suyo, sino las prebendas y privilegios de quienes encabezan este Poder, sobre todo los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Se informa en los medios que estos trabajadores del Poder Judicial han sido azuzados por su dirigencia sindical para que salgan a la calle a protestar en varias entidades del país, supuestamente haciéndoles creer que van a bajar sus salarios, que perderán sus posibles pensiones, aguinaldos, etcétera, si es que la Cámara de Diputados consolida el recorte del presupuesto a este Poder de la Nación.

Sin embargo, varios analistas y hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) han dicho hasta la saciedad de que los trabajadores del Poder Judicial no serán afectados en lo absoluto, sino que es un recorte a los excesos que tienen los ministros y magistrados, es decir, quienes están en la cúpula del Judicial.

En diversos medios informativos y hasta en la conferencia matutina que ofrece AMLO sen han dado a conocer los gastos onerosos que tienen jueces, magistrados y ministros y, desde luego, por un guardadito de aproximadamente 20 mil millones de pesos sin tener que dar cuenta de ese monto a nadie. Pero lo que sí resultó hasta indignante para la mayoría de la población (y posiblemente hasta para algunos trabajadores del mismo Poder Judicial, pero que se quedan calladitos por alguna poderosa razón), pues se ha dado a conocer a la opinión pública que la cúpula del Poder Judicial no tiene que echar mano de sus salarios para comer, para beber bebidas espirituosas, para gastos de gasolina, para peaje en las autopistas, para seguridad y reparaciones en sus casas, protección para esa cúpula y más ruin aún, que piden en su presupuesto miles de pesos para adquirir cubiertos como cucharas, tenedores y cuchillos.

Estos gastos aunados a los enormes sueldos que perciben quienes ocupan los máximos cargos en el Poder Judicial, siendo que ganan lo suficiente para con su sueldo puedan pagar por todo eso que el pueblo les paga, tal y como si fuera una élite muy distante, una casta por encima del ciudadano común que los mantiene con el sudor de su frente y fuerza de trabajo.

Pero por si fuera poco, también reciben un aguinaldo muy por encima del mexicano o de muchos mexicanos en su conjunto, pues se ha documentado que perciben un aguinaldo superior a los 586 mil pesos, además cuentan con un seguro médico tanto para ministros, magistrados y jueces como para sus familias, primas vacacionales muy ostentosas, comedor especial y dinero aparte para sus propios alimentos, derecho a adquirir vehículos blindados muy caros, pagos por “riesgo”, un riesgo posible del que ningún mexicano escapa hoy en estos días. En sí, la lista de privilegios y prebendas que reciben las cabezas del Poder Judicial son indignantes para la mayoría de los mexicanos, incluso y tal vez, para los mismos trabajadores a su servicio; pero que a la mejor ahora salen en defensa del presupuesto debido a que han salido avante en algún caso ilícito cometidos por algunos de estos trabajadores o algún familiar de ellos, ayudados por estos jueces a los que ahora defienden para que no se les quiten esos privilegios los que posiblemente los trabajadores que han salido a las calles a protestar están muy lejos de percibir.

No hay forma de explicarse el porqué los trabajadores del Poder Judicial han salido a las calles a protestar por algo que en nada los perjudica, a menos que también estén envueltos en algún caso de corrupción y que por lo mismo, se han visto obligados a defender a los que en alguna forma los han ayudado en algún o algunos casos de corrupción de los trabajadores, porque no se entiende que tengan razón al protestar por el recorte de un presupuesto en bien de la población, pues el dinero que se le recortará al presupuesto del Poder Judicial, se ha dicho que se aplicará a los programas sociales que hoy se ha comprobado, sí han ayudado a mucha población.

Las protestas de los trabajadores del Poder Judicial se podrían considerar tan aberrantes, tal y como si los sindicalizados de los estados y municipios salieran a protestar en caso de que se les quitara el fuero constitucional a quienes no tienen derecho a tenerlo, pues constitucionalmente nada más los legisladores tienen derecho al fuero.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights