abril 22, 2024

El Estado tiene el

monopolio del uso

legítimo de la fuerza.

Max Weber.

Por Efraín Moreno Arciniega

Cuando Max Weber analizó el concepto de Estado, llegó a la conclusión de que este era el único ente que poseía el monopolio legítimo del uso de la fuerza en la sociedad.

De esta tesis de Weber se deriva que la violencia es un acto ilegal; y que el uso de la fuerza por parte del Estado, es el recurso legal que éste tiene para combatir dicha violencia.

Eso sería vivir en un Estado de Derecho: el apego de todos nuestros actos a la ley; tanto de parte de los ciudadanos, como de parte del Gobierno; porque el Estado los comprende a ambos.

Este planteamiento de Weber, nunca ha sido lección considerada por nuestros gobiernos.

Esta tesis de Weber debería ser repensado muchas veces en el México de nuestros días si queremos vivir en un mejor Estado de derecho.

No se trata de pedirle ahora al Gobierno, que, en aras de ese Estado de derecho, violente los derechos y libertades que hoy tienen los ciudadanos en México. Porque esto siempre debe ser garantizado por el Estado.

Se trata de que desde el Gobierno se respeten siempre esos derechos y libertades; pero que ello, no implique nunca la violación de los derechos y libertades de los otros.  

No se trata de negar el derecho que tienen los ciudadanos de reclamar al gobierno lo que quieran; pero tampoco se trata de que el gobierno permita el vandalismo como la toma de vías del ferrocarril, la toma de casetas, agresiones a ciudadanos, destrucción de bienes inmuebles; entre otras cosas; que afectan intereses de terceros.

Esto nunca lo entendieron los Gobiernos emanados del PRI; ni tampoco los gobiernos emanados del PAN; ni nunca lo entenderá el actual gobierno de MORENA.

Porque si algo caracterizó a los movimientos del actual presidente de la República y a sus seguidores, antes de que accedieran al poder; fue la violencia, la provocación, el vandalismo y la ilegalidad; todo ello, con la complacencia de los gobiernos del PRI y del PAN.

Por ello sorprende, que, en otro acto de incongruencia, seguidores del actual Gobierno Federal ahora estén criticando los actos de vandalismo que se dieron con la manifestación de las mujeres.

Y no es que estemos de acuerdo con la violencia; solo observamos a quien hoy la crítica desgarrándose las vestiduras olvidando su origen.

Aunque ya es bueno, que más allá del interés oportunista que hoy tienen algunos de oponerse a la violencia; pensemos todos que lo único que la puede frenar es el uso legítimo de la fuerza por parte del Estado.

En esto de permitir la violación de la ley y él libertinaje López Obrador se parece a los Gobiernos del PRI y del PAN; por más que, curándose en salud, que él no se parece a los otros. 

Hay que decirlo con todas sus letras: En ello sí se parece el presidente López Obrador al PRI y al PAN; ¡y mucho…!

El PRI se equivocó en el 68 cuando reprimió una manifestación legítima y legal de los estudiantes de ese entonces.

Y el PRI volvió a equivocarse al no superar dicho estigma y permitir después el libertinaje de ciertos grupos, que causaron y siguen causando mucho daño a miles de ciudadanos con sus actos vandálicos.

Como hoy también se equivoca MORENA por la misma razón.

Es hora de repensar el Estado en su razón fundamental de ser: un garante de la seguridad y de los bienes de los ciudadanos.

No se trata, como bien lo dice, el actual presidente, de hacer del Estado Mexicano un Estado represor; como tampoco se trata de hacer un Estado sin ley, como él también parece que lo pretende, cuando declara que jamás su gobierno será un gobierno represor; prefiriendo los abrazos a los balazos. Confundiendo la violencia con uso de la fuerza para hacer valer la ley y garantizar las libertades de los ciudadanos, como lo señala Weber.

Sé que el actual presidente en esto no cambiará de opinión. 

Es la debilidad que ya le vieron muchos grupos abusivos. 

Y es la debilidad que también ven los grandes inversionistas del mundo y de México, quienes así no ven garantías para sus inversiones.

Ojalá que un día tengamos un Estado fuerte; como lo tienen la mayoría de los países de Europa o los propios EU, donde se garantizan las libertades y derechos de los ciudadanos, pero no se permite el libertinaje ni la violación a la ley.

Pero con la política absurda ante esto, de abrazos no balazos, no creo que logremos nada.

¡Un saludo para Tod@s!

1 comentario en «LA LECCIÓN NUNCA ESTUDIADA»

  1. Hola maestro de maestros:
    El asunto de «Abrazos y no balazos» es un acto que atrae la felicidad, la amistad, el cariño, el amor a sus semejantes y la buena vibra. es una buena opción. claro que puede combatir la delincuencia, es una base fundamental. La violencia acarrea violencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights