mayo 20, 2024

 “El compromiso es un acto,

no una palabra”

Jean-Paul Sartre

Por Dr. Rutilo Tomás Rea Becerra

y Dr. Pedro Gonzáles Castro

Dentro del juego de las argucias por mantener la hegemonía cultural del sistema, a través de un control y una coerción sublime y engañosa, consideramos que la democracia continúa siendo una decisión de elites. A través de partidos políticos, instancias electorales y tribunales federales, se busca mistificar la supuesta participación de los ciudadanos en la vida política. Sin embargo, éstos persisten como espectadores pasivos que, solo por haber emitido su voto, se sienten con la autoridad de exigir, sin asumir un compromiso formal en la lucha por la democracia.

De lo dicho sobre el combate contra la pandemia del Covid-19 tal vez mucho sea verdad, tal vez no. Hay que tener en cuenta que, quienes controlan el manejo de la información no son una autoridad democrática, sino que es “el conocimiento de unos cuantos”, los que realmente dominan las indagaciones científicas y, además, manipulan a la población por todos los medios posibles haciéndola vivir en la desesperanza, en la incertidumbre, en la zozobra.

Un país que vive con miedo es más fácil de manipular. Hay quienes desde una determinada postura exigen, una y otra vez, medidas de choque ante la pandemia. Otros más, exigen la contratación de deuda externa ante el avance de la enfermedad. Algunos gobernadores, adelantaron el proceso de enfrentamiento de las fases de la epidemia, entre estos, el de Jalisco quien “nos indujo a invernar” antes de tiempo y, además, le agregó una deuda al estado: ¡7,500 millones de pesos adicionales!

Saludar “con sombrero ajeno” es de las acciones más nefasta y oportunistas que puede hacer un gobernante. La postura de Alfaro no fue una mera puntada en solitario, su propuesta también fue secundada por el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles y por varios diputados del PAN. Su estrategia: endeudar al estado mexicano para “salvar al país”. En realidad lo que buscan es salvar las próximas elecciones de algunos políticos y gobernadores y las ganancias de algunos empresarios.

¿Por qué no pensar y actuar distinto respecto a las cómodas y oportunistas decisiones de la clase política? ¿Por qué seguir empecinados en las recetas neoliberales para enfrentar la recesión y la pandemia actual?

Pensemos en términos de reconversión industrial. A nivel internacional, México está considerado como el octavo exportador de materiales médicos, y en un acuerdo de reconversión entre el gobierno y los productores de estos materiales, se pudiera satisfacer la demanda interna actual. A los empresarios participantes se les pudiera exonerar de algunos impuestos, bajo el compromiso de producir una cantidad que satisfaga la actual demanda del país.

Empresas que hoy hacen perfumes o algún otro material líquido, pudieran producir gel, u otros materiales para combatir la pandemia. Lo mismo pudiera hacer la industria del vestido, hilados y tejidos para reconvertir su producción en material médico quirúrgico (cubre bocas, guantes, gorros, etc.). En el mismo orden de ideas, los mass media pudieran transmitir programas educativos y de información objetiva de la pandemia.

Desde luego, algunos “izquierdistas” podrán decir que esto no es posible pues el capitalista actúa por esencia en búsqueda de sus mayores ganancias, es la lógica del capital. Sin embargo, estamos seguros que existe un sentir ético y moral de algunos empresarios que mantienen un compromiso nacionalista y progresista en su conducta y compromiso social.

En un artículo anterior señalábamos que en el Proyecto 2030, encabezado por Felipe Calderón junto con políticos del PAN y del PRI, se había pactado la entrega del país a los intereses empresariales tanto nacionales como extranjeros. Y, aunque para ellos ese plan siga vigente, en esta tendencia de “economía de guerra” la prioridad del país es proteger la vida de los mexicanos y al mismo tiempo no dejar que la riqueza nacional se resquebraje.

Que se tenga por seguro, no se dejará de lado las denuncias en contra de las estrategias privatizadoras, y tampoco, dejaremos que el país se someta a las políticas económicas que tratan de imponer los organismos multinacionales. Endeudar más a la nación no es una estrategia adecuada, las recetas del PRI y del PAN solo generarían un costo espectacular para el pueblo mexicano, ya que las deudas privadas suelen convertirse en deudas públicas.

Bajo el pretexto de los vaivenes de los precios del petróleo, presiones para impedir el ingreso de remesas o la posibilidad de fugas de capital, se intenta desestabilizar al país y reducir la credibilidad del actual presidente. Quieren obligarlo a pedir créditos con tasas de interés más elevadas, cuando en  realidad ya se ha logrado tasas más bajas y plazos más amplios.

Sabemos muy bien que a los “opinadores”, políticos corruptos y funcionarios acostumbrados a los negocios sucios, poco les importa el pueblo. Rehúyen a la responsabilidad social. Ellos solo quieren manipular la opinión pública para regresar a sus actividades ilícitas y retornar el poder perdido. Para su desgracia, la revolución de conciencias ya se echó a andar y lleva un buen tramo recorrido.

* Agradecemos al Mtro. en Mercadotecnia Raúl Antonio Rea Becerra sus aportes para que este artículo fuera posible

1 comentario en «EXIGIR RESPUESTAS ES MÁS FÁCIL QUE ADQUIRIR RESPONSABILIDADES»

  1. Es muy cierto que los que exigen respuestas, son aquellos que tienen la voz más pesada, obviamente aquellos que hoy son oposición y que en tiempos pasados fueron los únicos que decidían el destino del país en su propio beneficio. Y ante eso salta la duda ¿Porque el pueblo no exige respuestas o apoya desiciones? Simplemente porque nuestra voz no pesa, ya que hay muy pocos instrumentos para hacerlo, entre ellos, las benditas redes. Estas creo yo, fueron y son un escudo muy importante, contra la manipulación sistemática de la mafia en el poder, logrando en porcentaje muy importante, llevar al triunfo a AMLO, pero hoy, si nuestro presidente, en vez de luchar tanto por darnos aquello que él cree que nos hace falta (fácil de cuestionar por la oposición), nos diera formas de expresar lo que necesitamos, sería más difícil que la mafia cuestionara sus desiciones, porque estarían respaldadas por la voz del pueblo. Y tan sabemos lo que pesa nuestra voz, que hemos podido aprovechar ese vestigio de democracia que aún tenemos, que son las elecciones, para poner en el poder, aquel que creemos echara abajo viejos vicios. Porque al final ¿que es la democracia en México? Es poner a los borregos de acuerdo, para escoger al pastor de la manada, con perros pastores que obligan a los borregos rebeldes a alinearse con los demás y lobos acechando, no con piel de borrego, sino con piel de pastor, esperando substituir al pastor actual. Saludos, doctor Rea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights