junio 21, 2024

>> La CONANP declaró el inició de la temporada de anidación de tortugas en el área.
>> Las riquezas naturales de Quintana Roo son el motor de la industria turística.

Graciela Machuca Martínez
A diario nos enteramos por diversas vías que mientras unos están en la pena, otros en la pepena, como dice el refrán popular mexicano y Quintana Roo no es la excepción, porque hay ejemplos de la clase empresarial y de la política que se dedican a sacar ganancias de la contingencia, los medios no les interesan, pueden ser legales o no, como está ocurriendo con empresarios del ramo hotelero que mientras la autoridad se está dedicando a controlar la pandemia, ellos se dedican a violar la ley.

Diversos medios de comunicación, estatales y nacionales, entre ellos Aristegui Noticias, han documentado que el Grupo Posadas edifica un nuevo complejo hotelero en las inmediaciones de Chemuyil, Quintana Roo, “en una de las zonas más importantes a nivel nacional para la anidación de cuatro especies de tortuga marina”. Este es un tema ya conocido y cuestionado por el pueblo de Quintana Roo, lo cual no le interese ni a los capitalistas, mucho menos a la autoridad.
La gravedad del caso no es solo el daño medioambiental que se está generando, sino la complicidad de instancias del gobierno federal, porque con el permiso de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), “la cadena hotelera realiza obras que modifican las condiciones naturales de la costa y sus áreas de influencia, como el área natural protegida y santuario de la tortuga marina Xcacel Xcacelito, ubicado a unos 200 metros, frente a la oposición abierta de ambientalistas”.

En una pieza periodística de Alejandro Castro para Aristegui Noticias se dice que en agosto de 2019 la Semarnat, “bajo la titularidad de Víctor Toledo Manzur, autorizó la construcción de obras complementarias al proyecto hotelero de Grupo Posadas, que implican la colocación de arrecifes artificiales, un muelle y la construcción de una caleta y una playa artificial, pese a la negativa de organizaciones de la sociedad civil y la propia Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, expresada durante el proceso de consulta pública”.

Mientras el resto de la sociedad enfrenta la pandemia de la COVID-19, de acuerdo a sus circunstancias de salud y económicas, el Grupo Posadas continúa con trabajos la sociedad civil medioambientalista ha probado que el daño que se provocará en esa área natural protegida será irreparable.

Por ejemplo, Gisela Maldonado Saldaña, del Grupo Tortuguero del Caribe, argumentó que “la modificación de las costas impacta directamente a las tres especies de tortugas que anidan en ese tramo, de las especies conocidas como Verde, Caguama y Carey, todas consideradas en peligro de extinción y protegidas por la Norma Oficial Mexicana Semarnat-2010”.
Entre las afectaciones más visibles se encuentra la modificación a la forma natural de las playas aledañas, como las del Santuario Xcacel Xcacelito la modificación de las corrientes marinas con estructuras de concreto como arrecifes artificiales; la liberación de sedimentos, así como la perturbación de las tortugas, explicó la experta.

Con este tipo de acciones, Quintana Roo ha ido perdiendo de manera vertiginosa sus recursos naturales, que no solo son de beneficio para la sociedad quintanarroense, sino para todo el país y para el mundo, porque la única forma de mitigar el cambio climático es preservando los ecosistemas que aún tenemos.

Recordemos que fue la Semarnat, dependencia que publicó el 8 de agosto de 2019 en la Gaceta Ecológica el proyecto de obras alternas a la construcción de dos hoteles de 855 habitaciones en la Bahía de Chemuyil, municipio de Tulum, a pesar de ser considerada área natural protegida.

El personal técnico de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) hacen hasta lo imposible para demostrarle a las clases política y empresariales que intervenciones en esta zona echan por tierra los esfuerzos que por décadas se han realizado para conservar este hábitat.

Este 4 de mayo, la Conanp) rememoró que el Parque Nacional Tulum fue decretado como Área Natural Protegida (ANP) el 23 de abril de 1981. Con una extensión aproximada de 664 has, destaca por ser una ANP terrestre-costera que presenta una gran variedad de ambientes, como manglares, selva mediana, humedales, vegetación costera, playas y cenotes.

Si bien el Parque Nacional Tulum se encuentra cerrado a visitantes debido a las medidas de prevención contra COVID 19, aclara el organismo, su belleza escénica se puede apreciar en todo su esplendor al observar la fauna del sitio salir con mayor frecuencia debido a la ausencia de actividad humana. En sus recorridos, los guardaparques han observado gran cantidad de aves, iguanas, sereques, coatíes e incluso han encontrado huellas de jaguar en las playas.

El pasado 22 de abril se presentó un motivo más de celebración en el Parque Nacional Tulum, cuando guardaparques y personal de la A.C. Flora Fauna y Cultura de México (FFCM), atendiendo las normas de sana distancia emitidas por la Secretaría de Salud debido a la contingencia, recorrieron la playa norte para localizar nidos de tortugas marinas, encontrando el primer nido de la temporada para el “campamento Parque Nacional Tulum”. Con este evento, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) informa el inicio de la temporada de anidación de tortuga caguama en esta ANP.

El campamento tortuguero del Parque Nacional Tulum operado por la Conanp, cuenta con el apoyo del grupo comunitario Aak, beneficiarios del programa de subsidios PROREST, y se trabaja coordinadamente con la OSC Flora, Fauna y Cultura de México y la Dirección de Ordenamiento Ambiental y Cambio Climático del Municipio de Tulum.

Este grupo de personas realiza recorridos de vigilancia, con apego a la norma oficial mexicana NOM-162-SEMARNAT-2012, que establece las especificaciones para la protección, recuperación y manejo de las poblaciones de las tortugas marinas en su hábitat de anidación, y con los permisos que emite la Dirección General de Vida Silvestre.

Además de las tortugas marinas caguama, verde y carey, el Parque Nacional Tulum cuenta con una gran variedad de fauna silvestre, entre las que destacan jaguares (Panthera onca) pumas, (Felis concolor) tigrillos (Leopardus tigrinus), ocelotes (Leopardus pardalis) jaguarundis, (Puma yagouarundi), Venado cola blanca (Odocoileus virginianus), iguanas grises (Ctenosaura similis), mapaches (Procyon lotor), Coatíes (Nasua narica) Tepezcuintles (Agouti paca) Sereques (Dasyprocta punctata) entre otras muchas especies de mamíferos, aves e invertebrados que encuentran en el Parque Nacional Tulum un lugar idóneo para vivir.

Los empresarios y los políticos niegan que las áreas afectadas por la construcción de los hoteles se encuentren del Parque Nacional de Tulum, sin embargo, los técnicos sostienen que el daño ocasionado será irreversible y afectará a todo el parque.

Las políticas públicas y las acciones del gobierno para impulsar la actividad turística en el Caribe Mexicano están alejadas de la preservación del medio ambiente y cundo éste colapse, el sector turístico desaparecerá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights