abril 22, 2024

Por Sergio Mejía Cano

Pues al parecer con la puesta en marcha del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) ya se les tapó la boca con guante blanco a quienes despotricaron y hasta se rasgaron las vestiduras porque el llamado Seguro Popular llegaba a su fin. Mucha gente en realidad se llegó a preocupar debido a esto; sin embargo, entre esta gente hubo varios políticos que pusieron el grito en el cielo, incluso políticos nayaritas que ponían énfasis porque infinidad de gente quedaría sin protección a su salud.

De algunas personas no sería de extrañar que se hayan ido con la finta de que sería el acabose al terminarse el dichoso Seguro Popular, tal vez debido a falta de información o por no documentarse, ya que desde un principio desde que se anunció que terminaría este seguro se dijo uno y otra vez que no era seguro y mucho menos popular, y se comenzaron a señalar la infinidad de fallas que contenía dicho seguro, principalmente el nada más ser atendida la gente que estaba afiliada, a determinado tipo de enfermedades pero no a otras consideradas más graves o que requirieran costosos medicamentos, es decir, algo parecido a una limosna dándoles únicamente algunos paliativos, y hasta se documentó que en algunos casos a muchos de los pacientes se les decía que tenían que comprar ellos mismos sus medicamentos y material de curaciones, y esto si bien les iba al ser atendidos. Así que en este tenor, pues en realidad no es explicable el porqué algunos legisladores nayaritas y de otras latitudes aprovecharon todos los medios posibles para dar a conocer su punto de vista hablando en contra de la terminación del Seguro Popular.

Tal vez lo hicieron únicamente para llamar la atención y llevar agua a su molino, porque el hecho de que estuvieran mal informados es poco probable y por lo mismo se podría decir que nada más hablaban por hablar y con esto tratar de desinformar a la población diciéndole que ya no recibirían ningún tipo de atención a su salud; y desde luego, tratar de desprestigiar al actual Gobierno Federal. Y es poco probable que estos legisladores nayaritas que a grito abierto consideraban un craso error la eliminación del Seguro Popular lo hicieran sin conocimiento de causa, porque cuando la actual administración anunció que desaparecería este seguro, se añadió de inmediato que nadie quedaría desprotegido, sino que era al contrario, pues se estaba poniendo de acuerdo al tercer párrafo del artículo 4° constitucional que dice enfáticamente que “Toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La Ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general, conforme a lo que dispone la fracción XVI del artículo 73 de esta Constitución. (…)”.

Pues ahora ya se establecieron las bases y modalidades para que todos los mexicanos tengan acceso a los servicios de salud; y esto desde luego que tendrían que haberlo sabido los políticos que por alguna razón no dieron crédito a este artículo de la Constitución, tratando tal vez de engañar a quienes se dejaran engañar de que al desaparecer lo que no era seguro ni popular, quedarían en la orfandad sanitaria.

Obviamente que esto es un primer paso, y queda completamente claro que tardará un buen tiempo para que se definan de bien a bien todas las interrogantes que genera este cambio en cuestión de salud; sin embargo, y teniendo en cuenta de que el Segur Popular no es algo que existió en nuestro país hasta hace un tiempo relativamente corto, ahora con este cambio se prevé un buen augurio porque de acuerdo a lo informado, los mexicanos que no estén inscritos al IMSS o al ISSSTE podrán ser atendidos por el Sector Salud en todas sus modalidades. Pero aquí entra otra interrogante inicial: ¿habrá clínicas, hospitales, medicamentos y personal suficiente para atender a todos los mexicanos que lo requieran? Desde luego que por lo pronto no podría ser una realidad esto; pero si antes no había nada de nada más que una atención más maquillada que realista, pues se podría decir que algo es algo, y que poco a poco tendrá que ir avanzando el servicio para la atención de tantos mexicanos desfavorecidos para quienes está diseñado principalmente el INSABI.

Ahora se anuncia que nadie tendrá que afiliarse a nada para poder ser atendido en Salubridad, sino únicamente contar con su identificación oficial, CURP o simplemente con su acta de nacimiento y sin tanto trámite engorroso.

Sea pues. Vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights