mayo 20, 2024

En las tinieblas la imaginación trabaja

más activamente que en plena luz.

Immanuel Kant

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector gracias por su compañía. Está demostrado que, al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, no le gustan los contrapesos, de hecho, prácticamente no existe ninguno desde que la 4T obtuvo un triunfo contundente, aplastante que le dio la mayoría en el Congreso, por si fuera poco, ha ido doblando a cada una de las instituciones que le podrían hacer sombra.

Cuando AMLO ganó la elección del 2018, también derroto, y como él lo dice, moralmente a sus adversarios, es decir a los partidos políticos, ni el PRI, ni el PAN, mucho menos el PRD, le representan un contrincante de su mismo peso. Estos institutos no han entendido cual es el papel de ser oposición, hoy no lo son.

Así la 4T ha ido colocando a su gente de manera estratégica, como sucedió la semana pasada con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y su ahora titular Rosario Piedra Ibarra, que a pesar de la dudosa votación asumirá el encargo de una comisión que López se ha encargado de denostar, pero según él, ahora si cambiará el asunto y con los niveles de violencia en el país, veremos si Rosario Piedra se atreve a enviar una recomendación a quien la impuso en la CNDH.

En el caso de los gobernadores, tampoco se atreven a decir nada al presidente, no hay crítica y por si fuera poco se alinearon de inmediato a la administración de la 4T, no son oposición. Junto a esto la elección de Miguel Barbosa en Puebla, el alargamiento del periodo para el que originalmente había sido electo Bonilla en Baja California, más la celebración de Olga Sánchez Cordero nos da una muestra de cómo la 4T se ha metido en todos lados.

También el Poder Judicial ha visto mermada su independencia y autonomía desde lo político, y no es una defensa a la corrupción de ciertos personajes que abandonaron el cargo, sino que las personas que lleguen a ocupar un cargo de tanta importancia tendrán que pedir la bendición del presidente, dando un nuevo golpe a la vida institucional del país, nadie debe alegrarse de ello.

Por último y viendo estos resultados, van por el Instituto Nacional Electoral (INE), al que López Obrador le tiene un gran rencor, según AMLO, fue el INE quien avaló el fraude electoral del 2006 y el triunfo de Peña en 2012 con prácticas dudosas. Por ello ya hay una propuesta de reforma constitucional para que la presidencia del INE dure tres años y no nueve, de aprobarse esto comenzaría a operar en 2021, así que los días de Lorenzo Córdova estarían contados.

Pero el asunto es ¿cómo se va a blindar la elección de la presidencia del INE para que no sea un militante, de ningún partido, el que llegue a ocupar tan importante cargo?

Es urgente que los partidos políticos se muestren como oposición responsable, ya perdieron su oportunidad como gobierno y por eso en el 2018 dejaron gubernaturas, la presidencia, curules y escaños, ya se los demandó el pueblo y se los puede cobrar doble. Cuidado porque como dijo aquel, «Al diablo las instituciones» y eso es muy grave.

Entre palabras

Es importante poner atención al rubro del turismo que ha caído en los últimos meses, a eso hay que sumarle que en el mundo nos ven como un país violento y peligroso. Efectos negativos de los abrazos y no balazos.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y en Instagram en @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights